Cuándo es el mejor momento para pintar la casa

La llegada de la primavera y el verano puede ser una buena época para pintar la casa, ya que el frío ha pasado y podréis abrir las ventanas para airearla y ayudar a que se seque la pintura. También tenéis que elegir unos días en los que tengáis tiempo suficiente para poder trabajar de forma tranquila. Tened en cuenta que tenéis que cubrir los muebles y empapelar el suelo para evitar que se manchen, así que lo mejor para ello será elegir las vacaciones o un fin de semana.

Cómo pintar la casa

La casa necesita pintarse una vez cada cinco años. El tabaco, las manchas en la cocina, el roce de las cortinas, etc. pueden hacer que las paredes y los techos se vuelvan ennegrecidos o incluso aparezcan manchas.

Y ya que os ponéis a ello, ¿por qué no le dais un toque diferente? Probad otros nuevos colores, podéis incluso consultar revistas y páginas web para elegir un color diferente al que ya tenéis. Ahora que os toca cambiar la pintura, especialmente en el caso de que sea la primera vez que lo hacéis, tenéis que conocer los tipos de pintura que existen en el mercado y comprar botes buenos, resistentes, especialmente en la caso de la pintura que uséis en el baño.

Si queréis acertar, consultar con un especialista o intentad primero pensar como quedaría en las diferentes estancias el nuevo color o los nuevos colores teniendo en cuenta el resto de la decoración, como las cortinas y los muebles.

Especialmente con los colores fuertes como el rojo, verde oscuro y el azul hay que tener cuidado, porque puede dar un toque muy sofisticado a una estancia o destrozarla por completo. Para ello pintad un trozo de pared con el color que habíais pensado. Si es más de uno hacedlo también y dejadlo secar al menos doce horas. Pasado este tiempo, mirad cómo queda siendo de día y cómo queda de noche. Así sabréis si habéis acertado.

Manos a la obra, ¿qué necesitaréis?

Una vez sepáis qué colores vais a utilizar, tendréis que preparar los materiales y las habitaciones. Para ello empapelad el suelo con periódicos y cubrid los muebles con plástico o sábanas viejas.

Comprad los botes de colores de una misma marca. Si los compráis de marcas deferentes puede haber cambios. Siempre comprad de más, lo mejor será no quedarse sin pintura a mitad de trabajo, ¿verdad?

Comprad las herramientas y tened los materiales a mano con los que vais a pintar: un rodillo con extensión para pintar las zonas altas, brochas de 4″ y 2″ para pintar las zonas difíciles como esquinas y espátulas metálicas, y lijas para empaste y retirar los restos de pintura vieja.

Si queréis también podéis usar masilla para tapar huecos que haya en la pared.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>